búsqueda
 
 
 



Siguenos en icono facebook icono twitter
MODA CON MENSAJES: LA TENDENCIA MÁS POLÍTICA
Pinchar fotos para ampliar
Por: Josefina Figueras
Camiseta Dior
Desfile Chanel
Missoni y su reivindicación
Fashion Week de Londres
Bolso Dolce&Gabbana
Lazo anti-Trump en los Oscar
Mango
Reivindicaciones, protestas y toda clase de mensajes encuentran su mejor trampolín en la moda. Las últimas Fashion Week son un prueba clarísima: defensa del feminismo, alusiones al cambio climático, la inmigración y también incursiones en el campo de la política. La Semana de la Moda de Nueva York abrió la espita y se dedicó a vituperar al Presidente Donald Trump, una verdadera mina para generar protestas… Desde hace ya algunas temporadas se acusa el influjo de la “moda mensaje” llegando a ser una tendencia que ha subido, no solo a las pasarelas, sino que se ha apropiado del streestyle para no dejar títere con cabeza.
“We should all be feminist”, el mensaje de la camiseta lanzada por Dior abanderó la primera colección diseñada por Maria Grazia Chiuri, la primera mujer que ha llegado a liderar la firma francesa. Todo encajaba a la perfección, pero surgieron críticas porque el “mensaje” venía acompañado de un precio astronómico: 550 euros por una simple camiseta de algodón. La maison tuvo que buscar una salida airosa y anunció que iba a donar parte de la recaudación a la Fundación Clara Lionel, que tiene como objetivos mejorar la educación y la salud. En esta última colección, Dior ha seguido con sus alegatos feministas pero su célebre camiseta, que marcó un punto álgido en la moda con mensajes, está ya en muchas tiendas low cost

Las pasarelas también se han prestado a ser altavoces de la actualidad. Una salida clamorosa la protagonizó en 2014 Karl Lagerfeld, que montó una manifestación feminista bajo la cúpula del Grand Palais para presentar su colección Chanel en la que no faltaron los megáfonos, las pancartas y los slogans. 

En la reciente Semana de la Moda de Milán ha habido otro conato de manifestación feminista en la colección de Missoni con las modelos luciendo gorros color de rosa emulando la de Nueva York con un claro fondo anti Trump.

También los grandes eventos le sirven a la moda para lanzar sus mensajes. Había gran expectación ante los Oscars para ver si el acto de entrega tomaría un aire reivindicativo y político, pero todo quedó reducido a unos pequeños lazos azules, representativos de la “American Civil Liberation Union” que defiende los derechos y libertades, sobre los glamurosos trajes de personajes como la modelo Karlie Kloss, o la actriz Ruth Negga. Se asegura que la ganadora del Oscar a la mejor actriz Emma Stone, una activísima luchadora por el feminismo, lo llevaba discretamente en su bolso. 

La moda con mensajes más característica y auténtica tiene sin embargo su origen y su mayor poder de difusión en las camisetas. Empezó hace ya varios años con mensajes algo tímidos e inofensivos, como el clásico “I love New York”, pero después se han ido sumando al ambiente general. 

Hay sin embargo camisetas con mensajes positivos y motivadores o al menos sin cargas de protesta. Sirva como ejemplo algunas camisetas de nuestras firmas más populares como el “You choise” de Zara o el “Be you” de Mango y muchísimos más. La realidad es que hoy la camiseta con mensaje está considerada un medio de expresión personal poderoso y un arma eficacísima, y que tendremos camisetas para dar y tomar. 

Ante esta situación surge la pregunta: ¿A la moda le tocará siempre ser el envoltorio del mensaje? ¿Hacerse cargo de reivindicaciones y críticas sin aportar nada personal, es decir sin ningún mensaje propio? ¿No puede ella por sus méritos intentar mejorar el mundo?

Acabamos de asistir a un episodio protagonizado por la firma Saint Laurent que ha pretendido hacerlo por su cuenta pero con un estrepitoso fracaso. Lanzó un mensaje de aire sexista y provocativo, que se ha calificado de misógino y degradante para la mujer y que se acaba de retirar de las calles de París, porque desde el máximo organismo regulador de la Publicidad de Francia lo han calificado como, no solo disconforme con las leyes deontológicas en términos de imagen y de respeto, sino también de representación del cuerpo. 

En principio es un signo esperanzador que la moda quiera solidarizarse con las necesidades sociales o medioambientales del planeta si acude a una crítica positiva, pero deseamos también que, sin perder la faceta lúdica y creativa que le es propia, podamos hablar de una moda ética con la idea clara de que este adjetivo alcance aspectos no solo exteriores, sino que afecten a su propia esencia y a su propia imagen, unos compromisos positivos que ordenen sus valores propios e intrínsecos. 

En última instancia una moda fiel a sí misma, fiel a su condición de cultura.
Artículos anteriores

© 2017 Asmonda. Política de datos / Política de cookies Web site realizado por dataperfect
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Aceptar | Política de cookies
cerrar ventana