búsqueda
 
 
 



Siguenos en icono facebook icono twitter
LA REVOLUCIÓN DE LAS DISEÑADORAS
Pinchar fotos para ampliar
Por: Josefina Figueras
Claire Waight
Maria Grazia Chiuri
Natacha Ramsay
Cocó Chanel
Miucia Prada
Se ha hablado mucho del “baile” de los diseñadores, los cambios que ha conmocionado las casas de moda en estos últimos tiempos pero el año 2017 nos ha traído no un “baile” sino una “revolución”. Algunas casas de moda de mayor lujo y tradición han puesto los destinos de la firma en manos de mujeres. ¿Qué ha ocurrido? ¿No se daba por admitido que los grandes de la moda eran preferentemente hombres? Se ha hablado ya de “decisiones históricas” y todo hace suponer que nos seguirán dando sorpresas. De momento nombres tan influyentes como Dior y Givenchy van en cabeza de la nueva tendencia y parece que no van a ser los únicos.
“Nadie hubiera imaginado este desenlace pero esta industria es lo que tiene”. De esta forma daba Dior en su cuenta de twitter la noticia de que, después de 70 años de dominio masculino, la maison ponía sus destinos en manos de una mujer. María Grazia Chiuri, de 53 años, casada y madre de dos hijos, feminista convencida que llevaba seis años trabajando para la firma Valentino, pasaba a romper la ininterrumpida cadena masculina de la Casa Dior. En la Semana de la Moda de París de septiembre presentó su primera colección para la histórica firma reivindicando el poder femenino y buscando una estética “que se adapte a las necesidades cambiantes de la mujer”. Sus primeros pasos en Dior han elevado el 17% de las ventas en el primer trimestre del año y han supuesto un ingreso de 506 millones de euros. 

Segunda “decisión histórica”. Givenchy ha nombrado directora creativa a Claire Waight que había trabajado para la Casa Chloé. Ha tomado ya posesión de su cargo como primera mujer que dirige Givenchy desde su fundación. Sustituye a Ricardo Tisci con poder absoluto. Ella será la responsable de todas las colecciones de hombre, mujer, accesorios y costura. Es de esperar que traiga a la maison retazos de su propio mundo. Una aproximación a la moda y a la ropa que se pondría ella misma, una mujer profesional que dedica los fines de semana y sus vacaciones a su familia a y a sus tres hijos pero que tiene también un papel en los eventos y grandes fiestas sociales. 

Otro nombramiento reciente es el de Natacha Ramsay-Levi que desde el día 3 de abril es directora creativa de Chloé sustituyendo a Claire Waight, y presentará su primera colección con la firma en la Semana de la Moda de París del próximo septiembre. Este caso tiene matices distintos porque la firma Chloé se decanta siempre por una dirección femenina y desde su inicio a cargo de Gaby Aghion, que fundó la empresa en 1952, a excepción de Karl Lagerfeld, siempre ha seguido esta tónica. Natacha ha sido hasta ahora la mano derecha del director creativo de la línea femenina de Louis Vuitton y se espera de ella que potencie en la firma el estilo libre y juvenil iniciado ya por Claire Waight

Ante estos cambios y nombramientos en los que el poder creativo de la mujer tomó un nuevo impulso, salen a relucir nombres a los que quizás no se les ha dado la importancia que merecían. Una excepción clamorosa ha sido la “revolucionaria” Cocó Chanel, a quien nadie discute que demostró con hechos que no solo los hombres están capacitados para ser grandes creativos y revolucionó los esquemas del siglo cambiando radicalmente la imagen de la mujer. Su contribución al feminismo fue dotar a la mujer de una moda funcional que cubriera sus necesidades y estuviera de acuerdo con las normas de vida que se insinuaban en la sociedad europea. 

Hay que admitir también que Miucia Prada, empresaria y diseñadora durante los últimos años del siglo XX hasta la actualidad, ha revolucionado el ritmo de la moda. Es la única diseñadora de moda que figura en la lista de las 100 personas más influyentes del siglo XX de la revista “Time”. De ella se ha dicho que ha sido la encargada de reinventar la feminidad del nuevo milenio y dar alternativas a las tendencias imperantes de los últimos años. Es cierto que su giro ha sido arriesgado y que puso patas arriba el concepto del gusto pero, feminista acérrima de toda la vida, ha expresado su individualidad a través de la ropa. Carácter y decisión no le han faltado ni le faltan. “Cuando creo que algo es correcto y bonito -asegura- no cambio de opinión aunque el mundo entero diga que es horrible”

La pregunta que surge es si la “revolución de las diseñadoras”, estos últimos nombramientos que se han calificado como “decisiones históricas”, servirán para revalorizar la imagen y la feminidad de la mujer y para demostrar que la creación de moda no puede ser considerado como un campo dominado por los hombres como se admitía sin demasiados problemas. 

Se empiezan a notar alentadores síntomas. Por ejemplo, Natacha Ramsay, la nueva adquisición de Chloé, ha declarado en un comunicado oficial a raíz de su presentación en la firma: “Estoy muy orgullosa de unirme a una firma fundada por una mujer y destinada a vestir a las mujeres. Quiero crear prendas que mejoren la personalidad de las mujeres que las llevan. Una moda que sea capaz de crear un ambiente y una actitud”

Ojalá vayan surgiendo posturas que apoyen la feminidad del nuevo milenio y que con un feminismo más de hechos que de mensajes y slogans, nos muestren como algo lógico y normal el poder de la mujer en algo tan propio como es la moda.
Artículos anteriores

© 2017 Asmonda. Política de datos / Política de cookies Web site realizado por dataperfect
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Aceptar | Política de cookies
cerrar ventana