búsqueda
 
 
 



Siguenos en icono facebook icono twitter
MBFWM: MUCHO COLOR Y ASIMETRÍAS
Pinchar fotos para ampliar
Por: Mª Mercedes Álvarez
Devota y Lomba
Juan Vidal
Moisés Nieto
Ulises Mérida
Francis Montesinos
Juanjo Oliva
Ana Locking
Juana Martín
Esther Noriega
Leandro Cano
Continuamos con nuestros resúmenes de lo que vimos en la Semana de la Moda de Madrid, a la que acudieron más de 50.000 personas a ver los desfiles de los 42 diseñadores y los 15 jóvenes creadores que exhibían sus propuestas en el showroom de Samsung EGO en el Cibelespacio. Según las tendencias para la próxima primavera-verano 2017, habrá muchas asimetrías, tejidos vaporosos, líneas fluidas –ni estrechas ni oversize- y tonos vitales que conviven con crudos y blancos. El romanticismo prosigue a tope en lazos, volantes, chorreras y estampados florales.
DEVOTA&LOMBA: ORIENTE MANDA 
Cristina Cifuentes y Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, asistieron en primera línea al desfile de Modesto Lomba, compuesto por sencillos vestidos y conjuntos de falda o pantalón y top en dos únicos tonos: azul mar y crudo, desplegada en una amplia variedad de diseños rectilíneos de inspiración japonesa, como los delicados detalles de plegados y troquelados origami formando flores o estrellas en delanteros, bajos, escotes o laterales. Mangas amplias ranglán y escotes a la caja. 

JUAN VIDAL: ESTILO CALLEJERO 
Inspiración hiphop en esta colección algo alocada con reminiscencias callejeras, de neones de colores y estampados urbanos con grandes letras en los que la palabra Love es la reina. Vestidos ajustados con aberturas y detalles de nido de abeja y pequeños volantitos retorcidos, gabardinas XXL en seda y popelín anudadas a la cintura en tonos anaranjados, ocres, rojos, grises y negro. Espaldas al aire, mangas ablusadas y aplicaciones de brillantes pailletes formando estampados. 

MOISES NIETO: CAMINO DEL PODIO 
El diseñador ubetense ha presentado una colección en clave deportiva con prendas que se alejan de la tradicional visión de la moda estival. Poniendo el énfasis en el esfuerzo y la superación, las camisetas, sudaderas con capucha y las chaquetas de judoka con los símbolos de las disciplinas olímpicas van conjuntadas con faldas a la rodilla plisadas tipo tenista o con pantalones chándal con franja blanca lateral. Los materiales que emplea son el algodón orgánico, el punto de viscosa, el denim y el crepe de lana. Otra de las líneas en la pasarela lo constituyeron los bodies inspirados en la esgrima así como los vestidos largos y cortos en alegres estampados florales. Los tonos: sobre todo el blanco y el azul y también el rojo claro, el amarillo y el verde. Calcetines de tenis y mochilas deportivas. 

ULISES MÉRIDA: LA LUZ DE VENECIA 
Bajo los compases de la Fuga de Bach y con una atmósfera tenue y lunar gracias a la bruma que bañaba la pasarela, Mérida nos deleitó con una exquisita colección que nos trasladó al ambiente de “Muerte en Venecia”. Prendas en blanco, arena y negro, rayadas muchas, en azul noche y grises metalizados. Vestidos a media pierna, blusones, pantalones estrechos y ponchos volátiles al bies. Asimetrías en escotes y bajos y detalles de lazadas muy al gusto del diseñador y que confecciona en todas sus colecciones en tejidos de voile de algodón, linos, mikado de seda y gasas. Una colección femenina y glamourosa. 

FRANCIS MONTESINOS: RACIAL Y FOLKLÓRICO 
Con su habitual espectáculo flamenco como prólogo, el desfile de Montesinos fue todo un despliegue de energía y color entre una catarata de flores. Varias líneas compuso su propuesta para la próxima temporada: vestidos péplum de gasa en azul celeste con volantes, vestidos en guipur y crochet en blanco y una serie inspirada en su tierra valenciana, tanto para ella como para él, con corpiños y faldas amplias en alegre tejido fallero. Por último, sus creaciones para novia fueron por derroteros muy clásicos. Sacó también calzado diseñado en colaboración con la firma Nicoboco: zapatillas para ellos y plataformas floreadas para ellas.

JUANJO OLIVA: EL MAESTRO DE LOS VESTIDOS 
Tonos ocres, rojizos, verdosos, amarillos y negros para unos vestidos fluidos de largo irregular –muchos con cola- en seda vaporosa ribeteados en negro, con tachuelas, cinturas ajustadas y aberturas, que se combinan a veces con bombers, sudaderas con capuchas, botas y sombreros de fieltro. Nieves Álvarez, gran amiga de Juanjo Oliva, mostró un par de modelos en un minúsculo estampado floral sobre fondo negro. Oliva, gran valedor del vestido largo, también conquistó con los estampados pañuelo, las rayas y los motivos florales difusos. 

ANA LOCKING: LA BELLEZA DE LA MEZCLA 
La diseñadora ha optado por mostrar en su colección “The thinker” líneas alejadas de la búsqueda de la belleza perfecta y decorativa. Encajes rústicos, voile de algodón, sedas… rotos, rasgados, zurcidos y cortados a tijera, que se van mezclando entre sí en colorido vivo: verde militar, oliva, azul lapislázuli, cereza, ocres. Faldas asimétricas con volantes, vestidos cortos de pailletes, bodies, chaquetas y faldas militares con estampados camuflaje que se fusionan con ricos tejidos florales bordados. Un caos de prendas, de materiales y colores que, sin embargo, resultan armónicos en la forma de combinarlos. 

JUANA MARTÍN: VIVA EL VOLANTE 
La diseñadora cordobesa siempre introduce el volante en sus colecciones como marca de la casa. Esta vez no podía ser menos y ha presentado una colección compuesta de románticos vestidos camiseros fluidos –de transparencias excesivas- en los que el volante forma parte del canesú, las mangas, los bajos y la falda. “Ecléctica” está inspirada en Grecia, sus islas, sus playas, sus tonalidades…. Un gran arco de buganvillas introducían en la pasarela cada look. Blanco, negro, azul profundo y motivos florales de buganvillas se estampan en tejidos livianos de popelín y seda junto a otros más sofisticados como el lúrex o el lamé. 

ESTHER NORIEGA: LOS ALMENDROS EN FLOR 
La música oriental en la pasarela con el sonido del agua y el canto de los pájaros en primavera nos traslada a la dulzura japonesa en la colección “Kaizen”, una de las más exquisitas de esta edición. Esta palabra significa evolución y cambio hacia mejor, así que la serena colección de la diseñadora vallisoletana comenzó por conjuntos y vestidos-túnica en crepe y gasa con estampados inspirados en ramajes y almendros en flor en la temprana primavera oriental que evolucionan hacia vestidos con faldas evasé y chaquetas con pantalones palazzo en mikado y batista. Estampados en rayas al bies, colibríes o nenúfares. Tonos orquídea en lilas y morados, cerezo, rosa y blanco y una gran variedad de verdes junto al dorado Sanger, tono fetiche de la diseñadora. 

LUKE LEANDRO CANO: FIESTA EN EL SUR  
El sur y los momentos de jolgorio y verbena inspiran a este joven diseñador que presenta su tercera colección en la pasarela oficial de MBFWM. Casas encaladas, balcones con rejas, amapolas… Con tonos como el verde campo, el carmesí, el amarillo suave y el blanco crudo en tejidos de algodón, gabardina, crochet de hilo, tul y organza. Siluetas en trapecio y conjuntos de pantalón ancho, faldas y tops con volantes y de estilo muy campestre que acentúan los complementos rústicos de cestas de picnic y alpargatas con volantitos. Los motivos no sólo estaban estampados sino aplicados en composiciones 3D como las amapolas y los balcones en relieve. Una colección sin duda muy primaveral.
Artículos anteriores

© 2017 Asmonda. Política de datos / Política de cookies Web site realizado por dataperfect
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Aceptar | Política de cookies
cerrar ventana